Parábola del Buen Samaritano

Parábola del Buen Samaritano 1

Lucas 10:25-37 Biblia Nuevo Testamento

Parábola del buen samaritano


Jesús estaba predicando, instruyendo, aconsejando. Cuando un versado de la ley lo interrumpió.
Y le hizo esta pregunta:
“Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna?”
Jesús respondió:
“¿Qué está escrito en la ley de Moisés?” ¿Cómo lo interpretas?
En respuesta, el hombre citó:

“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser, con todas tus fuerzas y con toda tu mente”, y: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

“Bien respondido”, dijo Jesús. Haz eso y vivirás.

Pero él quería justificarse, así que le pregunto a Jesús:
-Y quien es mi Prójimo?

Jesús respondió:

—Un hombre bajó de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de ladrones. Le quitaron la ropa, lo golpearon y se fueron, dejándolo medio muerto. Resulta que un sacerdote viajaba de la misma manera, quien, al verlo, se desvió y continuó. Entonces un levita también vino a ese lugar, y cuando lo vio, dio la vuelta y siguió caminando. Pero un samaritano viajero se acercó al hombre y, cuando lo vio, sintió pena por él. Se le acercó, curó las heridas con vino y aceite, y las vendo. Luego lo subió en su carreton, lo llevó a una cabaña y lo cuidó. Al día siguiente, sacó dos monedas de plata y se las dio al dueño del alojamiento. “Cuidalo”, dijo, y si gastas más, te pagaré cuando regrese”.

¿Cuál de estos tres crees que resultó ser el prójimo del hombre que cayó en manos de ladrones?
“El que se compadeció de él”, respondió el experto en derecho.
“Entonces ve y haz lo mismo”, concluyó Jesús.

Explicación:

Jesus utilizo la parábola del buen samaritano para enseñar que el reino de los cielos, no es algo que solo los judíos podían alcanzar, sino cualquiera que obre según los mandatos de Dios. Todos son prójimos. Ese es el significado que jesus le dios a su Parábola. Sin importar Creencias o Nacionalidad.

“¡Jesús vive! La victoria se ha ganado
La muerte ya no puede asustarme;
¡Jesús vive, el reinado de la vida está hecho!
Desde mi tumba, Cristo me levantara.
Entonces comenzarán vidas más brillantes;
Esta será mi confianza “.